Comparte este artículo

Morillas prueba BenQ. Una reseña del monitor para diseñadores BenQ PD2710QC

Imagen de agobern
21/12/17
Comentarios:

Estos días en Morillas hemos tenido la oportunidad de probar el nuevo monitor pensado para perfiles profesionales creativos, el BenQ PD2710QC.

La característica principal del monitor es que permite la conexión de determinados ordenadores portátiles a través del puerto USB-C. De este modo nuestro ordenador puede pasar la información a la pantalla de 27” al mismo tiempo que su batería se va cargando. Esta conexión se realiza directamente a la base del monitor, donde además podemos encontrar otras conexiones como un jack para auriculares de audio, un puerto Ethernet RJ45, cuatro puertos USB Hub de tipo A y un puerto DisplayPort. De esta forma se pretende minimizar la problemática del exceso de cables, conexiones y adaptadores de nuestro terminal.

Otras características clave de este monitor son su resolución QHD de 2K (2560x1440) que proporciona un 77% más espacio de trabajo que el Full HD; el espacio de trabajo 100% sRGB con certificado technicolor; la tecnología IPS (In-Plane Switching); algunos de sus modos de trabajo como el CAD/CAM pensado para realzar las ilustraciones técnicas; o su sistema de protección de la vista Low Blue Light, para filtrar la luz azul nociva y evitar la fatiga e irritación ocular.

La base además sirve para colocar sobre ella al portátil, ganando espacio de trabajo en la mesa. Sin embargo esta opción pone al usuario extremadamente cerca del monitor. Funciona mucho mejor si solamente queremos usarla como elemento de reposo para el ordenador y hacemos uso de un teclado externo conectado también a la base.

A nivel de acabados su diseño es sencillo y minimalista. Su pantalla mate ayuda a tener una mejor percepción de la imagen y el color. Su movimiento permite al usuario mover la pantalla verticalmente hasta 25 cm de la base o bajarla prácticamente hasta la misma, inclinarla levemente hacia delante y hacia atrás o incluso girarla 90° hacia la derecha, lo que resulta muy práctico por ejemplo para navegar por páginas con un largo scroll vertical o para leer múltiples lineas de código. Además a través de la salida DisplayPort se pueden conectar hasta 4 monitores. Su perfil perimetral de solo 7 mm permite minimizar la interrupción de la imagen entre las diferentes pantallas. 

El monitor funciona muy bien con los nuevos MacBook Pro, puesto que la conexión por su puerto USB-C facilita la duplicación en pantalla de manera bastante inmediata. Con ordenadores Apple algo más antiguos de salida Thunderbolt tuvimos problemas al faltarnos el adaptador a HDMI. Sin embargo la conexión directa a través de HDMI con otros ordenadores como el Google Chrome también permitieron una duplicación directa. Simplemente hay que tener presente cual es el puerto de entrada al monitor y definirlo a través del menú de botones situado en su parte posterior derecha. Otro punto a destacar es que el software para el giro automático de la pantalla a 90° en vertical sólo está para Windows. En Mac si se quiere trabajar con esta orientación se debe acceder al menú de pantallas y cambiar manualmente la orientación de la pantalla complementaria.

El nuevo monitor efectivamente disminuye el número de cables enchufados directamente a nuestro ordenador. Sin embargo sería interesante que la base y el monitor ya quedasen conectados al ensamblarse entre ellos, ahorrándonos de este modo un cable más y haciendo del producto algo más compacto. O puestos a pedir, y ya que tenemos una base con suficiente espacio, añadir otras entradas como las de las tarjetas de memoria o la Thunderbolt 2 con el fin de maximizar compatibilidades.

En definitiva, el nuevo BenQ PD2710QC supone una muy buena alternativa para disfrutar, por un lado de la autonomía del portátil, y del otro de una opción de sobremesa en el estudio que con un solo cable nos permite cargar, transmitir datos, audio, video y conectarnos a internet.

Tipo: 
Agencia: 
Tags: 
Síguenos