Comparte este artículo

La Universidad de Islas Baleares erra al encargar a un pintor el logo de su aniversario

Imagen de mgarcia
07/03/18
Comentarios:

La Universitat de les Illes Balears (UIB) cumple 40 años, y para celebrar esta fecha señalada, este centro universitario ha encargado al pintor Miquel Barceló la creación de un ¿logo? que identifique todos los actos conmemorativos que se llevarán a cabo.

Miquel Barceló es Premio Nacional de Artes Plásticas 1986, Príncipe de Asturias de las Artes Plásticas 2003 y Doctor Honoris Causa por esta misma Universidad. Su diseño, que se ha hecho gratuitamente, quiere representar una potera (una especie de anzuelo para pescar calamares) "para sacar a la superficie el conocimiento y la innovación científicos". El diseño trata de simbolizar “el papel de la Universidad como agente activo para aflorar el conocimiento y la valía en la superficie, utilizando elementos recurrentes que lo vinculan con Mallorca y con las raíces mediterráneas”, según ha informado en un comunicado el centro universitario. 

No es la primera vez que este pintor participa en la creación de un proyecto de este tipo, ya que en 2002 también se encargó del diseño conmemorativo para el 25 aniversario de la UIB y en 2015 realizó la imagen del octavo centenario de la Universidad de Salamanca.

También “diseñó” (gratuitamente) un logo para la promoción exterior de las Islas Baleares en 2007.

Conclusiones

Este proyecto se equivoca en lo más esencial: saber qué es un logo. De haberlo sabido, no hubieran encargado el proyecto a un pintor, por muy destacado que sea, o al menos lo habrían encargado a un pintor con ciertas nociones de diseño de marcas. 
Un logo es un elemento identificativo que debe adaptarse a diferentes soportes y formatos para firmar y así hacer reconocibles todas aquellas comunicaciones relativas a una empresa o, en este caso, a un evento. 

El “diseño” de Miquel Barceló es complejo, no dispone de un trazado vectorial que permita su escalabilidad y no permite la legibilidad de sus elementos (si reducimos el logo al tamaño de un avatar no seremos capaces de leer el “40 anys”). Estos son solo algunos ejemplos muy básicos de por qué este diseño no ha sido concebido correctamente para cubrir sus necesidades comunicativas.  

Evidentemente, al encargar el proyecto a alguien tan relevante como Miquel Barceló se busca generar notoriedad para potenciar el impacto de la noticia en los medios de comunicación (y ahorrarse unos euros, también), y creo que es lícito, pero, como dice Ana García Montes en el portal Gráffica.info “¿era necesario denominarlo ‘logotipo’? De hecho, la obra de Barceló está funcionando más como póster que como logo ya que está asumiendo las funciones de un cartel anunciativo y no las de una marca”. 

Efectivamente, creo que hay una confusión de términos que origina todo este despropósito. Han encargado un logo a un pintor y el pintor les ha hecho un póster. Hace décadas que el diseño gráfico es una profesión real, con universidades oficiales, asociaciones que velan por sus buenas prácticas, premios institucionales que reconocen a los mejores autores… ¿No va siendo hora de que comprendamos lo que significa y qué función tiene? 

 

Tipo: 
Color: 
País: 
Síguenos

Opina.

¿Estás de acuerdo con la opinión del autor?