Comparte este artículo

El Orgullo de NY se rediseña con una tipografía tan diversa como las personas a las que representa.

Imagen de mgarcia
14/08/18
Comentarios:

Como en tantas otras ciudades, el pasado mes de junio tuvieron lugar en Nueva York las tradicionales fiestas del orgullo LGTB+. Este evento viene celebrándose desde 1970, pero lo que comenzó como una pequeña protesta en homenaje a los disturbios ocurridos en Stonewall un año antes, hoy es un evento masivo que atrae a más de 2 millones de personas y que se extiende durante una semana de fiestas, actividades y manifestaciones.

Para esta última edición, la organización encargó una nueva identidad para la contaron con la ayuda de la agencia Grey y el director de arte Bryce Aviano.

Antes

Después

Según cuentan desde Grey para el portal Brand New, “’Defiantly Different’ habla de la innegable individualidad dentro de la comunidad LGBTQIA+, y se erige como un grito de guerra de generaciones que sientan las bases para la igualdad, la próxima ola de miembros preparados para luchar por nuevos objetivos, y por su identidad individual. Las piezas creativas muestran una amplia selección de miembros de la comunidad ‘desafiantemente diferentes –defiantly different–’.”

“Parte de esta celebración fue la creación de una tipografía dinámica personalizada que contiene múltiples formas de cada letra, que representa la diversidad multifacética de la comunidad LGBTQIA+. Se utilizó una cuadrícula unificadora simple para guiar las formas de las letras y, a partir de allí, se creó un rango de 3-5 formas para cada glifo, lo que permite que cada tipo de tipografía sea tan diversa visualmente como las personas con las que habla”.

Conclusiones

Curiosamente, esta identidad aparece un año después de la del Orgullo LGTB+ de Madrid 2017, cuya concepto y ejecución era bastante similar. Se hayan inspirado en ella o no, mi opinión sobre ambos casos es bastante similar. Creo que es una identidad conceptualmente potente y visualmente original, pero que en su ejecución genera composiciones un tanto caóticas y poco coordinadas entre sí. En este caso, lo que salva la situación es que se ha hecho un trabajo fotográfico muy acertado, y al que se le ha dado mucho protagonismo. Gracias a esto conseguimos que la campaña se sienta un poco más coherente y con más impacto.

Otro aspecto que llama la atención es que se ha huído del uso de los colores de la bandera LGTB+, y supongo que se pretende evitar el cliché pero ¿era necesario? ¿No es acaso un símbolo de importancia elemental en este tipo de reivindicaciones? Quiero decir, no se trata de un cliché estético más, sino de un elemento cromático fundamental en la historia de esta lucha, que de por sí tiene un valor reivindicativo importante. La identidad de Madrid 2017 incluía estos colores –o una versión de ellos– como parte de la campaña, en un papel secundario, pero estaban presentes. En este caso están totalmente ausentes. Una decisión demasiado arriesgada que, en mi opinión, silencia muchísimo la campaña y sus objetivos al despojarlo de su elemento más identitario y reconocible.  

En cualquier caso, es una identidad atrevida y profesional, y sin duda mejora la imagen exageradamente anodina de la anterior edición. 

Visto en Brand New

Tipo: 
Tipografia: 
Sector: 
País: 
Tags: 
Síguenos

Opina.

¿Te parece un buen proyecto de rebranding para este evento?