Con la colaboración de

Comparte este artículo

Düsseldorf presenta su nueva marca-ciudad

Düsseldorf es una ciudad alemana de casi 600.000 habitantes, situada al oeste del país, a orillas del Rin, es la séptima ciudad más grande de Alemania. Estos días presenta una nueva marca con la que pretende destacarse como destino de interés para turistas e inversores.

Hoy en día es importante ser conscientes de la necesidad de ser competitivos en un mercado global donde las personas y empresas pueden y quieren elegir donde vivir o trabajar. Por eso es importante que las ciudades sepan proyectar una imagen unificada de su infraestructura social, su oferta cultural y su calidad de vida entre otros factores. Düsseldorf ha sabido detectar esta necesidad, y aunque el resultado sea bastante catastrófico, se agradece la intención.

La solución visual es bastante simplona, un emoticono sonriente que incluye la primera letra de la ciudad. Se trata de una expresión directa de la amabilidad y alegría que pretende proyectar la ciudad a todos los niveles.

El desarrollo de esta nueva imagen comenzó con un completo análisis de la esencia de la marca realizado por el estudio MetaDesign, quienes establecieron los fundamentos estratégicos para los pasos siguientes. Para concretar visualmente esta propuesta, se convocó un concurso en el que participaron 66 agencias. Finalmente, fue la propuesta de BBDO la que, según el criterio del jurado, respondía mejor a las necesidades expuestas.

Sin entrar en lo cutre del 'case study', creo que se trata de una marca que se queda enormemente corta. Proyecta el aspecto de una simple campaña temporal para jóvenes en facebook cuando lo que realmente debería ser es una marca completa, sólida y perenne que representase la riqueza de la ciudad en todos sus puntos y que pudiese firmar cualquier campaña que se realizase en el futuro.

En realidad, si lo pensamos detenidamente, la idea de los dos puntos y la D no es mala de por sí, ya que la diéresis y la D son los elementos más característicos de la palabra Düsseldorf. Sin embargo, creo que se ha cometido el error principal de utilizar el emoticono como un elemento aislado. Por sí mismo, el emoticono no tiene ningún contenido, es un símbolo universal que podría pertenecer a cualquier marca. Pero cuando integran este icono en la palabra Düsseldorf se obtiene un logotipo con mucha más potencia y personalidad. Partiendo de esta base y con un mejor desarrollo, quizás se podría haber llegado a algo interesante. Pero desgraciadamente, no ha sido así.

Tipo: 
Síguenos