Comparte este artículo

Bolivia presenta su nueva marca país para captar turismo e inversión extranjera

17/10/17
Comentarios:

Ante la barrera que supone una imagen exterior anclada en estereotipos (corrupción, inseguridad, etc.) Bolivia acaba de presentar su nueva marca país, en un esfuerzo conjunto entre el Estado y la empresa privada, y tras una investigación de varios años en los que se conversó con ciudadanos y extranjeros para identificar las ideas y conceptos que mejor representan las fortalezas del país. 

El proyecto ha estado liderado por la consultora internacional Futurebrand, que ya ha trabajado con otras marcas de territorios como Perú, Bután, Costa Rica, Tahití o Tenerife.

Según nos cuentan desde la consultora, "Para entender en profundidad la imagen percibida a nivel interno y externo se llevó a cabo una ambiciosa investigación de mercados principalmente de naturaleza cualitativa que permitió realizar más de 60 entrevistas a las personalidades más relevantes del país. Además se llevaron a cabo focus groups en los que participaron representantes de distintos ámbitos de su economía (artesanos y pequeña empresa, movimientos sociales, grande y mediana empresa, etc.)" 

Antes

Después

Con los hallazgos de la investigación se definió el ADN que configura la nueva personalidad de la marca. Los nuevos valores en torno a los que se articula su estrategia son “Madre Tierra”, “Equidad para todos”, “Esencia viva” y “Ejemplaridad para el mundo”. En palabras de Cristina Vicedo, Directora General de FutureBrand España, “con ellos, este país capitaliza su pasado al tiempo que se proyecta hacia el futuro poniendo en valor sus fortalezas y todas sus ventajas competitivas”.

La marca incluye un nuevo lema, Corazón del Sur, que viene a resumir de forma condensada esta nueva estrategia. 

El concepto “corazón” es una referencia directa a su situación, en el corazón de Sudamérica, y también a su riqueza en recursos (dispone de importantes enclaves mineros). Visualmente, vemos este concepto representado en los cuatro corazones que conforman el nuevo símbolo. 

También pretenden mostrar en su nuevo símbolo un cruce de caminos, y es que según leemos en su nota de prensa, su “posición geográfica les hace ser un enclave estratégico para el cruce de países y el cruce de continentes”. Como dicen de forma más poética: “somos el lugar donde nacen los caminos y las oportunidades, somos aquel punto medio donde el equilibrio se hace real, donde converge modernidad con tradición, desarrollo con sostenibilidad y se unen los extremos”. 

La iconografía presente en el símbolo está inspirada en textiles de diferentes regiones de cada parte de nuestro país y “representa nuestra pura expresión artística y cultural”. Se incluyen textiles provenientes de los 4 puntos cardinales del territorio, de los Valles, los Andes, de la Amazonía y del Altiplano. 

Conclusiones

Ocurre a menudo que las marcas que pretenden representar a toda una población, suscitan muchísimas críticas. Se espera de una marca turística que en su logo sea muchas cosas, que represente muchísimos conceptos, que evoque una gran cantidad de bondades del país, que cuente una historia y que además sea muy atractiva. Estas expectativas, a mi juicio, erróneas, son las que fomentan la proliferación de logos llenos de color, árboles, soles, montañas, aves… Logos muy parecidos entre sí y sin estrategias meditadas que los llenen de contenido. 

Esta marca ha suscitado muchísimas opiniones negativas, y prácticamente todas iban dirigidas a condenar un logo que “no representaba nada ni a nadie”. En mi opinión, en las estrategias de proyección turística y de inversión, se comete el error de ser demasiado duros con la expresión visual, y poco agradecidos con los mensajes y las campañas que se pretenden lanzar al mundo. 

Quizás el logo de Bolivia no es el más original o sorpresivo del mundo, pero no creo que sea un diseño horrible. Se ha creado un símbolo que, sutilmente, evoca texturas y formas de la región, y que es lo suficientemente sencillo como para dejar su impronta en las distintas campañas de comunicación que se emitan. Por otro lado, sí considero que la marca se equivoca al utilizar toda la paleta cromática, como si fuera una norma obligada para comunicar todas las bondades de un país. Creo que es mucho más inteligente apostar por gamas cromáticas más definidas, que nos diferencien frente a otros destinos, como hizo Costa Rica (apostando por el color verde), o Tahití (apostando por el color azul) o Tenerife (con una gama naranja). Si no, corremos el riesgo de parecernos demasiado entre nosotros, como ya señalábamos en este artículo

Toda inversión que permita al país ser conocido en el exterior es una excelente medida. No le demos al logo más importancia de la que tiene. No deseemos un logo como el que teníamos, con tucanes, árboles y ruinas; prefiramos un logo sencillo, capaz de sostener un sistema visual coherente, que unifique el mensaje que el país quiere transmitir al mundo, y sobretodo, que se sostenga en un relato sólido.

Tipo: 
Sector: 
Color: 
Agencia: 
País: 
Síguenos

Opina.

¿Te gusta la nueva marca Bolivia?